martes, 13 de febrero de 2018

Un poema de Edgar Bayley

Edgar Bayley

LA VECINA 

--¡Al diablo con tus proyectos y planes! ¡A quién se le ocurre vivir en semejante andurrial! No escarmentarás nunca. Ahora mismo me mando a mudar. La culpa es mía por andar con un hombre de tu especie. 

Elvira se fue y Carlos siguió avivando el fuego del hornillo. Tenía sus planes, es cierto, y no podía abandonarlos. Él se iría también pero en el momento oportuno. Mientras tanto una vecina lo observaba, acodada a su balcón. En ese momento llegó el doctor Pi. 

--Deje ese fuego ahora; hay cosas más importantes que hacer. Póngase la capa y salgamos. No olvide llevar el Cáliz de los Borgoñones. Invitaremos a su vecina. Nos será útil. 

Los tres se confundieron entre los enmascarados de la calle. El doctor Pi, que parecía aún más alto con su sombrero de copa, iba abriendo camino entre la multitud. Carlos, abrazado a su vecina, procuraba no perderlo de vista. 

--¡Doctor, Edgar nos espera en la torre!-- gritó Carlos. 

--Se equivoca, amigo, ya se encuentra en el aeropuerto. 

Entraron a descansar un rato a un café. 

--Era lo que me suponía --dijo el doctor Pi--. Nos han descubierto. Pero aún estamos a tiempo para despistarlos: oculte el Cáliz bajo su capa y huya con su vecina. 

- . - . - 

EDGAR BAYLEY. Antología poética / Selección y prólogo de Jorge Aulicino. FCE. CABA, 2015. Pág. 254. 

domingo, 4 de febrero de 2018

Un poema de Rodolfo Alonso

Rodolfo Alonso

HOMBRE AL AGUA 

Maneras de vivir 
maneras de morir 

Para volver a empezar 
para volver 
hace falta muy poco 

Una palabra 
un gesto 

- . - . - 

RODOLFO ALONSO. El uso de la palabra / Poesía reunida 1956 - 1983. Eduvim. Villa María (Córdoba), 2017. Pág. 171. 

jueves, 25 de enero de 2018

Un poema de Rodolfo Alonso

Rodolfo Alonso

CEBOLLAS DE MAIMARÁ 

Mano de indio 
/ mano 
de tiempo atrás 

Mano coya 
que corriges la piedra 
el agua el surco 
en el viento y la lluvia 

El esplendor del fruto 
te consagra 

Mano de hermano 
limpia 
oscura 

- . - . - 

RODOLFO ALONSO. El uso de la palabra. Poesía reunida 1956 - 1983. eduvim. Villa María (Córdoba), 2017. Pág. 502. 

lunes, 8 de enero de 2018

Un poema de Hugo Gola

Hugo Gola


Y sin embargo 
para algo sirve todo 
has nacido 
tal vez 
por un acto de amor 
y tu tarea 
quizá consista 
en repetir ese acto 
aunque no sepas muy bien 
para qué sirve todo 

- . - . - 

HUGO GOLA. Filtraciones. FCE. México D. F., 2004. Pág. 125. 

martes, 12 de diciembre de 2017

Un poema de Hugo Gola

Hugo Gola

Un pocillo vacío 
sobre la mesa limpia de vidrio 

contuvo café 
y ahora vacío 
aguarda impasible 

contuvo 
un líquido 
negro y caliente 
ahora vibra 
vacío 
sobre la mesa 
de vidrio 

- . - . - 

HUGO GOLA. Filtraciones. Poemas reunidos. Prólogo de Juan José Saer. FCE. México D. F., 2004. Pág. 331. 

domingo, 3 de diciembre de 2017

Un poema de Arturo Carrera

Arturo Carrera

CARPE DIEM 

Primero el casco. 
Encerrar tu cráneo en el más puro deseo. 
Subir a la moto. 
Aferrarte al viento. 

Y con los brazos apretar contra el pecho la espalda 
que hasta ayer le sonreía al olvido. 

- . - . - 

ARTURO CARRERA. Vigilámbulo. Poesía reunida. Volumen I. Edición al cuidado de Teresa Arijón. Prólogo de Sergio Chejfec. Adriana Hidalgo editora. Buenos Aires, 2014. Pág. 503. 

miércoles, 29 de noviembre de 2017

Un poema de Juan Gelman

Juan Gelman

¿QUÉ SE SABE? 

Del poema, nada. Llega, tiembla 
y raspa un fósforo apagado. 
¿Se le ve algo? Nada. Tiende una 
mano para aferrar 
las olitas de tiempo que pasan 
por la voz de un jilguero. ¿Qué 
agarró? Nada. La 
ave se fue a lo no sonado 
en un cuarto que gira sin 
recordación ni espérames. 
Hay muchos nombres en la lluvia. 
¿Qué sabe el poema? Nada 

- . - . - 

JUAN GELMAN: Mundar. Ed. La Página. Buenos Aires, 2011. Pág. 88.